Enfermedad Kawasaki podría causarle a niños problemas permanentes de corazón

DENVER. - Un niño de tres años está en riesgo de presentar un ataque al corazón, todo por culpa de una enfermedad que fue detectada demasiado tarde por los doctores.

Cooper Logan tiene una enfermedad infantil misteriosa que a menudo es confundida como un virus normal de infancia, que sin tratamiento, puede causar un ataque al corazón en las víctimas más pequeñas.

La familia de Logan buscó ayuda 7 meses atrás, luego de que el niño fuera llevado al hospital por un fuerte dolor de estómago.

Primero los doctores pensaron que el niño tenía un virus y luego que era apendicitis.

Sin embargo, ninguna cirugía o medicamento le quitaba al niño el dolor y la fiebre alta.

 

La enfermedad de Kawasaki generalmente se inicia con fiebre alta y persistente que supera los 39º C (102ºF) y usualmente llega hasta los 40º C (104ºF).

Una fiebre persistente que dure por lo menos 5 días es considerada como un signo clásico

Por ese motivo, Cooper fue llevado al Hospital de Niños en Colorado para ser examinado por especialistas quienes luego dieron con el diagnóstico de la enfermedad Kawasaki.

La enfermedad fue llamada por el nombre del Dr. Tomisaki Kawasaki quien descubrió la enfermedad por primera vez en Japón a finales del año 1960.

Esta enfermedad es común en niños varones menores de cinco años y presenta síntomas tales como, ojos con manchas de sangre, labios rojos brillantes, con hendiduras o agrietados, manos y pies hinchados, erupciones cutáneas en la parte media del cuerpo, descamación de la piel en el área genital, en las manos y en los pies, lengua con revestimiento blanco o con protuberancias rojas en la parte posterior.

Los signos de inflamación aparecen fuera del cuerpo, pero los médicos se preocupan más por lo que sucede dentro del cuerpo con los principales órganos, como el corazón, que también puede inflamarse.

La enfermedad Kawasaki no es contagiosa y la detección temprana es crucial.

De acuerdo con los médicos, la clave para combatir la enfermedad es con terapia de gammaglobulina intravenosa, en la cual se dona sangre purificada y se coloca en una solución anticuerpos con propiedades inmunológicas que pueden detener la inflamación.

Hasta los momentos, Cooper toma una dosis diaria de medicamentos para prevenir la coagulación en la sangre y hace frecuentes visitas al Hospital de Niños de Colorado para monitorear el aneurisma.

Según los doctores el corazón del niño es tan grande que nunca va a regresar a la normalidad.

En el futuro Cooper tendría que someterse a una cirugía del corazón.

Para más información acerca de esta enfermedad, visite la página de Internet: http://www.kdfoundation.org.

Print this article Back to Top