¿Espera un bebé? El precio del parto varía mucho

La factura por dar a luz a un bebé sano varía enormemente en los hospitales de California, y las nuevas madres se enfrentan a unas diferencias de costo de entre ocho y diez veces, dependiendo el hospital donde terminen dando a luz.

A las mujeres de California se les cobró entre 3,296 y 37,227 dólares por un parto vaginal sin complicaciones, dependiendo de a qué hospital acudieron, informan los investigadores.

Además, los investigadores hallaron que por una cesárea, las mujeres pagaron entre 8,312 y casi 71,000 dólares.

Ese grado de variación representa un inmenso problema para el sistema médico orientado al consumidor que la reforma de la atención sanitaria ha prometido crear, señaló la autora líder, la Dra. Renee Hsia, profesora asociada de medicina de emergencia de la Universidad de California, en San Francisco.

Hsia y sus colaboradores hallaron que solo podían explicar un 35 por ciento de la diferencia entre las facturas de hospital, incluso tras tomar en cuenta variables como la duración de la estadía de la paciente en el hospital, la competitividad del mercado, y quién era propietario y administraba el hospital.

Eso significa que el 65 por ciento de lo que un hospital de California cobra por un parto normal no se basa en nada que los investigadores pudieran identificar.

"La proporción de los cobros que no pudimos explicar quiere decir que hay una brecha significativa en la eficiencia con que cobramos por la atención hospitalaria", señaló Hsia, quien también es miembro de la facultad del Instituto de Estudios sobre Políticas de la Salud de la UCSF.

No hay una regulación sobre lo que los hospitales pueden cobrar a los pacientes, anotó, y con frecuencia los pacientes no saben con antelación lo que pagarán por su atención.

"Los hospitales pueden cobrar lo que deseen. Pueden decidir el margen de ganancias sobre sus costos que crean que deben cobrar, y 'deber' es una determinación muy subjetiva", advirtió Hsia. "Aunque hablamos sobre el empoderamiento de los pacientes, eso no podrá ser una realidad hasta que los pacientes puedan obtener información sobre lo que les cobrarán".

Los hospitales con menos competencia o en los mercados con más personas no aseguradas tendían a cobrar significativamente menos, hallaron los investigadores. Los hospitales con fines de lucro y los hospitales ubicados sitios con un costo de vida más caro, o con una población de pacientes más gravemente enfermos, tendían a cobrar más.

Para que el asunto sea incluso más confuso, los investigadores hallaron que los hospitales terminaban recibiendo apenas un tercio de lo que cobraban, debido a las tasas de descuentos que los hospitales habían acordado con las aseguradoras privadas.

En promedio, los precios descontados estimados pagados por las aseguradoras conformaban el 37 por ciento de la factura original del hospital. Los autores calcularon que los hospitales facturaban 1.37 mil millones en "cargos en exceso" que nunca fueron pagados por esos partos.

Esos descuentos varían entre aseguradoras y hospitales, e incluso varían dentro de un mismo hospital, comentó Stuart Guterman, vicepresidente de Medicare y control de costos del Commonwealth Fund.

"Las únicas personas que terminan pagando los cargos facturados son las que carecen de seguro médico, porque no tienen nadie que negocie descuentos en sus tarifas", lamentó Guterman. "Hace que comprender lo que está sucediendo sea muy difícil, y es un síntoma de un mercado de atención médica que está fuera de control porque no hay transparencia respecto a lo que los hospitales cobran y lo que se les paga por cada servicio".

Los autores del estudio revisaron datos de 2011 sobre casi 110,000 casos en California de mujeres con seguro médico privado, lo que incluyó unos 77,000 partos vaginales sin complicaciones y unas 33,000 cesáreas sin complicaciones.

Los investigadores se enfocaron en el parto de recién nacidos porque es la causa más común de hospitalización, y provee un vistazo sobre las prácticas de los hospitales, explicó Hsia.

Hsia apuntó que está muy segura de que esta variación en la facturación se puede encontrar en los servicios médicos provistos por los hospitales de todo EE. UU.

Hsia y Guterman se mostraron de acuerdo en que la facturación de los hospitales tiene un impacto directo sobre todos los consumidores de salud. Estas facturas afectan los copagos y los deducibles que una persona tiene que cubrir, y puede llevar a una persona sin seguro a la bancarrota.

"Hay motivos legítimos para que el costo de la atención varíe de un lugar a otro, pero no tanto", plantó Guterman. "Tenemos que comprender si hay alguna relación entre el precio y la calidad de la atención. Tenemos que comprender la relación para saber mejor que estamos pagando el precio correcto por un servicio".

Los hallazgos del estudio aparecen en la edición en línea del 16 de enero de la revista BMJ Open.

Más información

Para más información sobre los costos de los partos en los hospitales, visite Childbirth Connection.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2014, HealthDay

Print this article Back to Top

Comments