Halloween, una fiesta milenaria

La noche de brujas se lleva a cabo cada 31 de octubre y se celebra principalmente en Norteamérica y algunos países de Europa, como en Irlanda y el Reino Unido, aunque países de otras latitudes han adoptado la tradición en años recientes.  

El nombre proviene de la expresión anglosajona “All hallows eve”, lo que significa vigilia de todos los santos. Esta fiesta tiene su origen en un rito celta que se celebraba a finales del verano, relacionada a su vez con la estación de cosechas y el año nuevo celta. Se pensaba que durante esta noche las puertas del más allá se abrían para dejar pasar tanto a  espíritus buenos como malos; a los buenos se les ofrecían homenajes, mientras que a los malignos se les ahuyentaba con máscaras.
 

Otras costumbres incluían encender fogatas y adornar calabazas talladas con rostros humanos y con velas en su interior, conocidas como Jack-O’Latern, aludiendo a la historia de Jack el de la linterna, un alma en pena que atormentaba a los vivos, pues no al no haber sido recibido ni el cielo ni el infierno, su castigo fue permanecer en el mundo de los vivos. Se dice que los hechiceros y adivinos aprovechaban la noche de Halloween para entrar en contacto con entidades sobrenaturales. Con el tiempo estas tradiciones de origen celta se mezclaron con las costumbres romanas en honor a la diosa Pomona (de las semillas y los frutos) y finalmente se cristianizaron cuando fueron relacionados con la fiesta de todos los santos.
 

Aunque hoy en día la fiesta se ha relacionado con fiestas, películas e historias de terror, disfraces, dulces y diversión, es bien sabido que esta noche sigue siendo aprovechada por brujos oscuros para perpetrar pactos con el mal.


Comments