Sopas que no fallan

No importa el tipo de sopa que vayas a preparar, sea sopas espesas durante el invierno o caldos más ligeros para cuando empieza a subir la temperatura, los secretos esenciales para una buena sopa son los mismos. Y lo mejor es que son fáciles de seguir y no pueden fallar.

Empieza con un buen caldo

Tu punto de partida para una buena sopa es el caldo, pues es la base para cualquier tipo de sopa que planees darle a tu familia.

Puedes comprar caldo ya preparado o hacerlo en casa con pollo o res y verduras. Si lo haces en casa usa ingredientes de calidad: pollo o res no congelado y verduras frescas.

Sazona poco a poco

Al preparar tu caldo sazónalo poco a poco a medida que se cocine, así tendrá ese sabor latino que todos disfrutan en tu mesa. En este paso lo importante es darle un poco de tiempo a la sazón para que se incorpore a la sopa. Tu famosa sopa de tortilla te quedará en su punto.

Controla la temperatura

Una buena sopa se hace con paciencia y amor, “hay que darle tiempo al tiempo”. Resiste la tentación de subir el fuego a menos que la receta lo indique; rápido no siempre significa más sabor. Después de mezclar bien todos los ingredientes, como el chorizo y verduras de una sopa de frijoles blancos con chorizo, baja el fuego y deja que se combinen bien los sabores con un poco de tiempo. La sonrisa de los adultos y chicos en la mesa será tu recompensa.

Termina con un toque de frescura

Así como empezaste tu sopa con ingredientes frescos, dale un toque fresco al final, justo antes de servir tu obra maestra. Por ejemplo, si hoy decidiste deleitarlos con una sopita de camarones, no hay nada como una pizca de perejil fresco para resaltar el marisco y balancear el chipotle.

Y así es, cuando se trata de sopas la calidad, frescura y sobre todo la paciencia son los ingredientes secretos que, aunque no aparezcan en el recetario, no deben faltar.

Distribuido por Contenido Latino

Print this article Back to Top

Comments